agosto 30, 2017 General No hay comentarios

Aquellas personas y profesionales que estén acostumbradas a trabajar con hormigones o morteros y que se muevan dentro de obras y de todo tipo de proyectos donde este tipo de materiales sean indispensables, habrán detectado una serie de problemas habituales que se suelen suceden en este tipo de contextos.

Estamos hablando, por ejemplo, de sufrir una fisuración de soleras de hormigón, ya estemos haciendo referencia a mallazo, curador o fibras, es decir, de las fisuras de retracción de los típicos elementos bidimensionales que componen habitualmente el hormigón.

Cualquiera que trabaje con este tipo de componentes habrá experimentado este tipo de problema que surge, principalmente, como causa de una mala colocación del conocido como “armado de retracción”.

Otro problema que se suelen encontrar los profesionales con demasiada frecuencia es tener que trabajar con hormigones de muy poco espesor.

En más de una ocasión les toca hacer trabajos de rehabilitación en los que tienen que reforzar capas de compresión con finos recubrimientos de hormigón. Hablamos de un espesor tan pequeño que no es posible ni siquiera colocar el mallazo encima con la suficiente cobertura, algo bastante problemático.

Podemos hacer referencia también a los denominados problemas de retracción plástica, es decir, esas situaciones indeseables en las que se puede producir el contacto entre el armado de un elemento estructural del hormigón con el ambiente exterior, provocado normalmente por una fisura que se ha formado justo en la zona de armado.

En fin, podríamos nombrar muchas otras situaciones típicas de nuestro trabajo pero estas pocas que hemos presentado tienen un nexo común: la mayoría de ellas pueden resolverse si empleamos hormigones reforzados con fibras.

No obstante, el llamado hormigón con fibras también tiene muchas otras funciones y puede emplearse en mil y una situaciones distintas.

Por ejemplo, se puede utilizar para cumplir funciones de refuerzo a tracción en situaciones muy concretas, ya estemos hablando de que el hormigón con fibra sustituya por completo al armado o que complemente al mismo.

En este último caso, reduciríamos de modo considerable la sección del armado, lo aligeraríamos y, por tanto, disminuiría la cantidad de armaduras que tendríamos que colocar, así como el peso de toda la estructura.

Si le interesan este tipo de cuestiones, debe saber que en Hormigones Mira S.L. podemos ofrecerle hormigones con fibras, ya estemos hablando de hormigones estructurales o de no estructurales. Somos profesionales y nos encargamos tanto de fabricarlos como de suministrarlos, por tanto, no lo dude: podemos satisfacer todos los requisitos de su proyecto personal o empresarial.

Contáctenos y explíquenos su proyecto en detalle, le ofreceremos nuestra opinión profesional y la solución más apta gracias a nuestra amplia experiencia. Aquí le dejamos nuestras vías de contacto: 627431985 / 667694684 para comunicación telefónica e [email protected] para contacto vía email.